29/05/2013

Municipio de Santiago atendió cerca de 500 llamados de vecinos por efectos del frente de mal tiempo


Funcionarios y equipos operativos de distintas unidades municipales estuvieron en las últimas 48 horas atendiendo los requerimientos de la comunidad.


Un amplio operativo tuvieron que realizar diversas unidades municipales para enfrentar la demanda vecinal ante las intensas lluvias que afectaron la comuna durante el lunes y martes de esta semana, periodo en el cual se recibieron cerca de 500 llamados al Aló Santiago y se atendieron a más de 300 familias afectadas por anegamientos y filtraciones.

Según lo informó la alcaldesa Carolina Tohá,  en términos generales la ciudad resistió bien los 55 milímetros de precipitaciones registrados, y que las situaciones más complejas se resolvieron en terreno con personal municipal. Asimismo, aprovechó de visitar el gimnasio José Manuel López, recinto municipal que fue habilitado como albergue para personas en situación de calle –en apoyo al gimnasio Víctor jara- y que anoche acogió a más 140 personas.

Sin embargo, la jefa comunal sostuvo que evidentemente hubo problemas en aquellas construcciones más antiguas. “Hay muchas casas que por el paso del tiempo, los terremotos y las lluvias se han ido deteriorando, y que son parte de nuestra historia. Lamentablemente no hay políticas públicas para preservar los cascos históricos. Nosotros podemos ayudar, pero debe existir un subsidio para conservar nuestro patrimonio”, explicó.

De acuerdo al último balance, la coordinación municipal durante esta contingencia estuvo a cargo del Departamento de Emergencia y Protección Civil, con la participación activa de las unidades de Aseo, Parques y Jardines, Alumbrado Público, Pavimentación, Desarrollo Social y Seguridad Vecinal, entre otros.

Entre los servicios prestados se encuentran la entrega de nylon a más de 360 familias y a una decena de juntas de vecinos que la solicitaron; destapes de alcantarillas a 32 familias afectadas con obstrucción de sus cañerías y desagües; retiro de ramas y árboles caídos en cinco puntos de la comuna; distribución de 500 sacos de arena y despeje de 500 sumideros.

Los puntos más complejos para el tránsito fueron en los pasos bajo nivel de Lira y en Balmaceda, en el cruce entre Costanera Norte y la Autopista Central, donde personal de aseso tuvo que trabajar para destapar sumideros y permitir el flujo de agua, evitando así interrupciones en el paso de los vehículos.

 


Abrir