Fotos: Mara Daruich
24/07/2016

Municipio y Consejo de la Cultura visitan obras de primer edificio patrimonial para vivienda social


El proyecto recuperará de forma integral el inmueble ubicado en Abate Molina 601 para que 21 familias, en situación de vulnerabilidad, puedan vivir mientras obtienen una solución habitacional definitiva.


La Alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, junto al Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, visitaron la mañana de hoy el edificio Abate Molina 601, el cual está siendo recuperado de forma integral para transformarlo en un conjunto de 21 departamentos que serán arrendados por el municipio a familias en situación de vulnerabilidad.

La iniciativa, única en el país, permitirá reciclar un inmueble declarado de Conservación Histórica, que se encontraba completamente abandonado y dañado por el paso del tiempo, para transformarlo en uno de los primeros proyectos de vivienda social de los últimos años y en pleno centro de Santiago. En la actividad, las autoridades recorriendo las obras y visitaron los dos niveles del edificio y el taller de recuperación de puertas y ventanas especialmente dispuesto para el proyecto.

“Esta es una de las primeras experiencias en Santiago de recuperación de un inmueble patrimonial con el fin de reciclarlo para vivienda social. Lo que se busca con esta inversión es, por una parte, restaurar este edificio que es un Inmueble de Conservación Histórica y que, pese a su relevancia, estaba con daños severos desde el terremoto. En paralelo, también se recicla su uso para darle una nueva vida, transformándolo en departamentos de vivienda social que se entregarán a personas vulnerables”, comentó la edil.

La alcaldesa de Santiago agregó que, “esperamos que sea solución para personas adultas mayores que tienen problemas para encontrar viviendas y que necesitan apoyo del estado. Queremos que nuestra idea sirva como base para replicarla en otras edificaciones similares que hay por cientos en Santiago y que están abandonadas, o sin uso, que sirvan para resolver las necesidades de cientos de vecinos en situación vulnerable que necesitan una solución para vivir de forma digna, mientras esperan una alternativa definitiva.

El financiamiento de la primera etapa, equivalente a $360 millones, fue entregado por el Consejo de la Cultura y las Artes y la Municipalidad de Santiago, entidad propietaria del edificio.

“Como Consejo de la Cultura nos alegra ser parte de este novedoso proyecto a través del Fondo del Patrimonio. Esta rehabilitación es significativa no sólo por recuperar un importante inmueble patrimonial, sino también por el carácter y sentido social de su propuesta, la que va dirigida a toda una comunidad, otorgando una opción de vivienda social innovadora y de calidad”, comentó el Ministro Ottone.

El edificio tiene 1.342 m2 de terreno y originalmente constaba de 9 departamentos, pero será adaptado para 21 que tendrán un tamaño de entre 47 y 61 m2. El primer piso tendrá habilitado los departamentos de forma especial para personas en situación de discapacidad, mientras que en el segundo se recibirá a familias que esperan una solución habitacional definitiva.