img-declaracion-publica
28/07/2016

Encapuchados agreden a estudiantes del Instituto Nacional que no quisieron plegarse a movilización


Hecho ocurrió ayer miércoles, cuando un grupo de jóvenes, identificados por sus pares como estudiantes del establecimiento, tiraron una bomba de humo al interior de una sala de clases porque sus alumnos no quisieron ir a una asamblea.


La Rectoría del Instituto Nacional inició una investigación interna para determinar las eventuales responsabilidades de un grupo de estudiantes de dicha institución y aplicará las sanciones establecidas en el Manual de Convivencia, tras producirse un altercado que incluyó una agresión con una bomba de humo que fue lanzada al interior de una sala, mientras se desarrollaban clases.

Según relatan en un comunicado los alumnos del Tercer Año Medio J, los hechos ocurrieron ayer miércoles cuando se encontraban en clases, cerca de las 11.30 horas, “alrededor de 15 compañeros de otros cursos, parte importante de ellos cubiertos con capuchas, llegan a nuestra sala gritando consignas que expresaban su postura frente al ya mencionado conflicto (estudiantil). Uno de ellos entra a nuestra sala y nos invita a una asamblea general. Ante esto, nuestro curso en su totalidad decide permanecer en clases. Los compañeros, frente a la negativa, abandonan nuestra sala.

No obstante, “al momento de reanudar la clase, se nos lanza desde el pasillo un objeto de aluminio en llamas, que cayó directamente sobre un compañero. El objeto liberó gran cantidad de humo, que rápidamente se esparció por nuestra sala, al ser un espacio cerrado. Este humo nos provocó un fuerte ardor en la nariz y en los ojos, además de serias complicaciones para respirar, producto de lo cual nos vimos forzados a abandonar el lugar”.

De acuerdo a lo que informan los propios estudiantes afectados, “cuatro de nuestros compañeros sufren asma, dos de ellos asma crónica, por lo que vieron gravemente dañada su salud con lo sucedido. El mismo inspector de pasillo fue testigo de las condiciones en que quedó el profesor, nuestros compañeros y la sala”.

Frente a esta seria acusación, la Rectoría inició la investigación pertinente y buscará aplicar las sanciones correspondientes según el grado de participación y responsabilidad de los implicados, ya que se trata de un hecho de extrema gravedad que puso en riesgo la integridad física de los alumnos, todos hechos que tienen sanciones según el propio Manual de Convivencia aprobado por la comunidad escolar –incluyendo a los estudiantes- del Instituto Nacional.