20/04/2018

Juntos Santiago: exitosa campaña para combatir la obesidad infantil


Después de un prometedora fase piloto, Santiago está escalando una estrategia de gamificación para promover la alimentación saludable y el ejercicio entre el 5º y 6º grado.


Como muchas ciudades, Santiago ha sido testigo de un aumento problemático en la obesidad infantil. Más de la mitad de los niños de la capital de Chile son obesos o tienen con sobrepeso.

Pero al contrario que muchas de esas otras ciudades, Santiago ya siente señales prometedoras en su esfuerzo por revertir la tendencia. Después de completar la estrategia de gamificación para promover la alimentación saludable y el ejercicio, el proyecto está expandiendo su esfuerzo para llegar a 2000 niños en 15 escuelas.

El programa, Juntos Santiago, fue uno de los cinco ganadores en el 2016 Bloomberg Philanthropies Mayors Challenge para Latino América y el Caribe. El enfoque de Santiago se centra en los niños de 5º y 6º grado — generalmente, de 10 y 11 años de edad. Se inscriben en un programa que consta de tres desafíos: uno que monitorea las colaciones que llevan a la escuela, otro que registra sus pasos diarios con un podómetro y un tercero que promueve las actividades saludables con sus familias, tal y como sería preparar una comida familiar saludable o salir a caminar con sus padres.

Aquí es donde empieza el juego: los estudiantes ganan puntos, por ejemplo, por comer un plátano como colación en lugar de un dulce. Sumando puntos, pueden ganar diferentes tipos de premios escogidos por los mismos estudiantes. Las clases con los puntos necesarios pueden ganar un premio para toda su escuela, tal y como un nuevo muro de escalada o equipamiento deportivo. Otros premios incluyen un viaje a un parque de atracciones local, un día en la piscina o conocer a un atleta profesional.

El proyecto piloto, desde Agosto hasta Diciembre, incluyó a más de 350 estudiantes de tres escuelas. Los estudiantes tuvieron mediciones antropométricas al inicio y al final del piloto. En promedio, los niños experimentaron una reducción de 79 centímetros en la circunferencia de la cintura junto con una reducción en la masa corporal. Esos indicadores son a menudo utilizados para predecir riesgos relacionados con la obesidad, tales como diabetes o enfermedades cardiovasculares.

“Los resultados fueron mejores de lo esperado para el poco tiempo de intervención,” dijo Macarena Carranza, gerente del proyecto de Juntos Santiago. “Muchas de las familias con las que hablamos dijeron que habían cambiado sus hábitos en casa y están bebiendo más agua y comiendo más fruta. Por lo que, aunque solo era una fase piloto, esta idea ya ha causado un impacto.”

La estrategia de gamificación del programa está basada en el cumplimiento de los desafíos de forma individual pero para sumar puntos a nivel grupal y ganar los premios para todos. Los estudiantes pueden seguir su progreso en línea a través de la plataforma, así como la calificación total de su curso.

El piloto ayudó a validar este modelo y a trabajar en los detalles. Por ejemplo, se testearon diferentes tipos de podómetros, lo cual ayudó al equipo ejecutor a comprender cuales eran del gusto de los niños y también cuales permitían la extracción de datos a gran escala. También experimentaron con diferentes métodos para encuestar a los niños sobre sus hábitos de alimentación y ejercicio.

Juntos Santiago es una de las muchas estrategias actuales de Chile para luchar contra la epidemia de la obesidadUna ley nacional requiere que los alimentos envasados altos en azúcar, sal, calorías o grasas saturadas sean etiquetados con destacadas advertencias sanitarias. La ley también lucha contra la publicidad en comida basura y dulce para los niños, y prohíbe la venta de estos alimentos en las escuelas.

Juntos Santiago representa un enfoque más local. Su siguiente etapa está empezando ahora. El equipo ha presentado el programa a las 15 escuelas participantes — así como a nueve escuelas en calidad de grupo de control- a las que se les ha entregado a sus apoderados los consentimientos informados para su autorización. Se espera que estos desafíos saludables se inicien a principios del próximo mes. Santiago ha fijado metas ambiciosas para el programa, incluyendo la reducción de la circunferencia de la cintura promedio de los niños participantes en 5 centímetros de aquí al 2019.

“Estamos contentos con los resultados y queremos continuar mejorando el programa para tener un mayor impacto,” dijo Carranza. “Para nosotros, el objetivo más importante es educar a los niños y a sus familias en cómo ser más saludable y llevar vidas más activas para su bienestar”.

** Esta nota en el sitio web Bloomberg Cities, para ver la noticia haga click aquí.